Las pantallas de led gigantes son cada vez más habituales y es muy fácil encontrarlas en nuestro día a día. Ya sea emitiendo publicidad en una céntrica fachada o mostrando avisos en los paneles de tráfico en las carreteras que recorren la geografía nacional. Su construcción modular permite una adaptabilidad extrema al espacio disponible y permite su instalación en multitud de tamaños y formatos. Su creciente popularidad se debe a unos precios más accesibles, aunque recomendamos cautela a la hora de su adquisición.

pantallas de led gigantes

Como se construyen las pantallas de led gigantes

Estas enormes pantallas están formadas por miles de módulos. Los módulos están formados por una matriz de ledes que están formados por varias filas y columnas de ellos. El tamaño de estos módulos y la cantidad y separación entre esas columnas depende de cada modelo. La distancia entre columnas es siempre igual a la distancia entre filas. Esta distancia se le conoce como “paso” y define la distancia que hay entre leds. En pantallas en las que se necesita contar con una buena definición porque van a ser vistas desde menor distancia el paso debe ser muy pequeño para que al visualizar la pantalla no se distingan los puntos de manera independiente. Esto repercute en una mayor densidad de leds/m² y un coste más elevado. Las que van a ser vistas desde grandes distancias no necesitan tanta definición y distribuyen sus ledes con pasos mayores, por ejemplo P10 mm. P14 mm. P24mm. y mayores. Al ser vistas desde lejos no se distingue cada punto de imagen sino que todos conforman la imagen sin percibir los espacios (el paso) que separan a unos de otros. Los módulos suelen estar integrados en cabinas o cabinets y con varias de estas se conforman las pantallas gigantes. Gracias a esta construcción a base de módulos y cabinas se pueden instalar pantallas enormes de grandes tamaños, formas y de diversas proporciones. Incluso podemos fabricarlas a medida del espacio disponible.

Usos de las pantallas de led gigantes en publicidad

Estas pantallas de grandes dimensiones se utilizan en una amplia variedad de sectores, que van desde la publicidad hasta el ocio pasando por la información y el mundo deportivo. Como soporte publicitario están empezando a ser instaladas en zonas de gran paso de nuestras ciudades así como en las vías de acceso. Estas enormes vallas digitales pueden emitir publicidad de varios anunciantes a lo largo del día por lo que los propietarios de las pantallas de led gigantes amortizan rápidamente su instalación y pronto empiezan a obtener importantes beneficios económicos. Empresas que no se dedican a la publicidad pero que cuentan con oficinas situadas en zonas de gran tránsito de personas y vehículos recurren a nuestra empresa para instalar su pantalla publicitaria. Ya sea en un ventanal o en la fachada la gran adaptabilidad de este tipo de pantallas nos permite encontrar la mejor solución para aprovechar al máximo la superficie disponible. Obvia decir que a mayor tamaño de pantalla mayor es la repercusión de la publicidad emitida. Esto es así porque, en primer lugar, su gran tamaño las hace aún más llamativas. En segundo lugar, porque la publicidad emitida puede ser vista desde una mayor distancia. Esto amplía su radio de acción visual multiplicando de forma exponencial el número de impactos publicitarios. Al aumentar así la audiencia del soporte es lógico plantear a los anunciantes mayores precios por aparecer en su pantalla ya que su marca y sus productos serán vistos por miles de personas cada día. También las utilizan tiendas y comercios de todos los sectores para autopromocionar sus productos y difundir la imagen de su marca. A modo de cartel dinámico instalan estas pantallas en su fachada y/o en su escaparate. Consiguen así acaparar la atención y destacar entre su competencia y comercios cercanos, que quedan relegados a un segundo plano.

Utilización de pantallas de led gigantes para información ciudadana

Otro de los usos que van siendo cada vez más habituales de este tipo de pantallas de led gigantes es como soporte digital para la difusión de mensajes e información a la población y visitantes de nuestras ciudades. Instaladas a pie de calle sobre un monoposte o en fachadas y en zonas de gran tránsito de personas y vehículos muestran información de interés cultural, turístico y medioambiental. Su conectividad les permite mostrar datos en directo. Pueden así facilitar información sobre el número de plazas libres de aparcamientos existentes en los parkings cercanos, mostrar avisos por cortes de tráfico, facilitar información sobre la calidad del aire (CO2), estado de las playas y datos meteorológicos y otros procedentes de sondas de medición de variables ambientales.

Pantallas de led gigantes en el mundo del deporte

Algo muy habitual a lo que estamos acostumbrados son los video marcadores. En los estadios de fútbol y canchas de baloncesto es usual encontrarnos con una de estas pantallas de led gigantes. Si bien su principal función es facilitar información a los espectadores sobre los avatares de los encuentros deportivos también permiten diversas formas de explotación publicitaria. Una de ellas es el patrocinio publicitario. En ciertos momentos del encuentro en los que los espectadores prestan más atención al video marcador (al marcar un tanto el equipo local, al realizarse un cambio, etc.) se muestra en la pantalla el logotipo o la publicidad del patrocinador. Se asegura así que obtiene la mayor repercusión y un buen ROI. Además las posibilidades gráficas de estos marcadores con vídeo permiten reproducir animaciones e imágenes en movimiento por lo que las posibilidades de incluir aplicaciones publicitarias creativas pueden hacer que el número de impactos crezca de manera exponencial.

Conciertos con pantallas de led gigantes

Hoy en día no hay concierto que se precie que no cuente con varias de estas pantallas de grandes dimensiones. Su instalación hace accesible los primeros planos de los artistas a las personas que están más alejadas del escenario haciendo que su experiencia sea más intensa y cercana a la actuación. También en entregas de premios y eventos de todo tipo cumplen con la máxima de acercar el espectáculo al espectador.